martes, 7 de septiembre de 2010

sin perdón

.
Tuvo la mala idea, impertinente,
de ser un insensato por costumbre.
No intentó pacto alguno ni con nadie
sobre el núcleo esencial de su discurso.
Hubo de fabricarse una estructura
morfológica inmune a los desprecios,
todo menos rendirse.

Alguna noche
usará la pistola, será preso
y el juez aplicará lo que le toque.
Sus últimas palabras, si las dice,
no serán de perdón.

38 comentarios:

trovador errante dijo...

Hola Jose!

Suena a imposibilidad y dolor este poema.

Y a peliculón de Eastwood...;-)

Un abrazo socio,
Kike

Paloma Corrales dijo...

No hace mucho leí una estupenda crónica sobre la ejecución del anarquista Severino Giovanni, me impresionó la manera de enfrentarse al pelotón, la descripción de los detalles era espléndida y transmitía perfectamente el orgullo y la gallardía del reo, en fin, para no extenderme mucho:

"La voz del reo estalla metálica, vibrante:

- ¡Viva la anarquía!

- ¡Fuego!"

Sí, ya sé que probablemente tu poema pueda tener varias lecturas, pero leyéndolo reviví lo que había sentido a leer la crónica.

Un beso.

Leonel dijo...

Me has hecho recordar una frase celebre de Fidel Castro: " Condenadme, no importa , la historia me absolverá"
Cuando se dice la impertinencia insensata del tozudo. Creo que a él no le importe el perdón.

Otro poema con la P mayúscula el tuyo José.
Un abrazo.
Leo

Calipso dijo...

Me gusta mucho el tono firme del poema, casi solemne al principio, me gusta mucho Zuñi :)

Un abrazo de insomnio

Isabel Martínez Barquero dijo...

Prefiero la insesatez, la no rendición que postula tu poema, la libertad en definitiva.
Besos.

anabel dijo...

Fuerza de caracter y de convicciones, sin duda. Aún así, no me gusta esa forma de vida anclada en ideales que te pueden llevar a la violencia.

Un abrazo.

María Socorro Luis dijo...

Mi interpretación tiene mucho que ver con esa última noticia... ya sabes.

Ta muxus

Isolda dijo...

¡A cuántos se podrían aplicar tus versos! y de actualidad: algunos permanentes y otros muy recientes.
Hay valor en estas actitudes cuando son para bien, pero cuánta prepotencia y descaro en caso contrario.
La primera estrofa es magnífica y la musicalidad se percibe tan bien!
Besos enormes.

Manolo Jiménez dijo...

¿Qué es ser un insensato?

¿Qué es el orden?

Y bastantes preguntas más que me surgen al leer este poemazo.

Abrazos.

paparruca dijo...

Pues a mí me gusta la última estrofa, creo que es la que da fuerza al poema.

Jose Zúñiga dijo...

Creo que es el resultado de tanta lucha contra la estulticia, contra la llamada sensatez, Kike, creo que suena a frustración y rabia. Pero resistimos.
Peliculón el de Eastwood; no pensé en él al escribir, pero sí al titular.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Y qué bien lo cuentas, Paloma.
Bueno, es una de las lecturas posibles, aunque no exactamente lo que yo quería expresar al escribirlo. No sé, mi intención es menos épica. Aunque hay una cosa que sí está en mis versos y en la historia que cuentas: el valor de la coherencia.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Ah, no, Leo, que no voy por ahí. Tozudo sí, pero hablamos de una tozudez rebelde frente a lo establecido, frente al sistema, precisamente.
Se ve que este poemilla suscita lecturas variopintas, y eso me gusta: así es la poesía, subjetiva y entrando al lector por donde el lector prefiera.
Abrazo.

Jose Zúñiga dijo...

Todo menos rendirse, Paz, esa es la firmeza. A pesar de las zancadillas.
Me alegro de que te haya ustado.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

No es sencillo nadar contra corriente, Isabel, el mundo establecido no lo perdona fácilmente. Y a veces, muchas, hacen sufrir por ello. Y eso es lo que no tiene perdón.
Bs.

Jose Zúñiga dijo...

Ni a mí, Anabel, no hablo de ideales, sino de maneras de ver la vida. Los ideales establecidos no me van en absoluto. La violencia, menos, a pesar de la metáfora que utilizo al final.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Ah, cuántas interpretaciones hoy, Soco. La verdad es que no pensaba en eso al escribir (creo que no había sucedido aún). Pero te entiendo perfectamente.
Ta muxus,

Jose Zúñiga dijo...

Ya ves, Isolda, que hoy hay lecturas para todos los gustos. Y al leer tu comentario, pienso que tal vez esté de más la segunda estrofa, para qué confundir. O sí: como digo, en estas metáforas está la poesía.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Esas son la preguntas que yo me planteo, Manolo. Y esbozo una respuesta. Abueta, naturalmente Pero ¡ay de los sensatos, de la gente de orden!: ellos son los locos, los prepotentes, los que no perdonan y no tienen perdón. Los que crean monstruos, al fin y al cabo.
Abrazo.

Jose Zúñiga dijo...

Creo que sí, paparruca, pero tengo mis dudas acerca de que pueda desvituar la intención del poema.
Bs

Leonel dijo...

Lo sé José, créeme que entendí lo que querias decir, sòlo que, de proposito, no escribí el momento histórico en que Fidel Castro dijo esta frase, en ese momento fue una frase rebelde era 16 de octubre de 1953, su discurso de autodefensa después de haber asaltado el cuartel Moncada y haber iniciado la lucha contra los americanos en Cuba, en aquel momento histórico su tozudez era rebelde, solo que, a veces, la tozudez nos hace equivocar el camino... por esto la cité. Espero de haberme explicado mejor.
Un abrazo.
Leo

jorge dijo...

Te tengo dicho y repetido que no escribas sobre mi.

Un verso tan hermoso se merece mejor prota.

(jijijijijijiji).

emilio dijo...

Un juez dictó sentencia, y ni aún así pidió perdón...
Prefiero pensar en alguien lleno de melancolía y depresiones para tu triste poema.
En el cretino que no quiero ni nombrar, que vuelva a sus clases y a la emisora del torito.

Un abrazo.

TERTULIANA dijo...

Todo listo para el III Encuentro de Poesia en Red. Entra en el blog para ver última información.

http://iiiencuentropoesiaenred.blogspot.com/



Abrazos



Jesús Arroyo

lemaki dijo...

Ulises. Alfred Tennyson:

De nada sirve que viva como un rey inútil junto a este hogar apagado, entre rocas estériles, el consorte de una anciana, inventando y decidiendo leyes arbitrarias para un pueblo bárbaro, que acumula, y duerme, y se alimenta, y no sabe quién soy.


Alguna noche se hará justicia? tal vez no.

saludos (me gustó mucho, aunque no comente...).

Sara Royo dijo...

Eso de ser inmune a los desprecios es una estupenda imagen. Yo quiero serlo. Me gusta mucho el poema.

Besicos.

Jose Zúñiga dijo...

Te has explicado perfectamente, amigo Leo. Aunque no necesitabas dar ninguna explicación.
Abrazo.

Jose Zúñiga dijo...

¿Y yo que creía que eras persosna de orden, Jorge? Desordenada, pero de orden. Sin ánimo de ofender, jeje.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Al diablo con esos peronajillos, Emilio.
Sí, piensas bien, no sé si depre, pero la voz poética arrastra ecos de abatimiento ante la estulticia. Y rabia.
Abrazo.

Jose Zúñiga dijo...

Ahí nos vemos, Jesús.

Jose Zúñiga dijo...

Tus citas son impagables, Lemaki.
Por lo demás, difícil que se haga justicia, creo.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Ser inmune a los desprecios es necesario si se quiere llevar una vida a tu aire, Sara. Porque es ahí donde duele.
Bs

Bletisa dijo...

Si es que así como a quien describes en este poema deberíamos ser todos...pero sin tener que usar la pistola que eso si que es rendirse.

Un beso maestro Zú. Muacc.

SIL dijo...

Todo, menos rendirse.
me suena a idealista sin arreglo.

Beso, Poeta.


SIL

Jose Zúñiga dijo...

Que lo de la pistola es metafórico, Ble, un recurso para poder decir eso de no hay perdón.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Creo que total, sin remedio, Sil. De ahí el cabreo.
Bs

Leonardo dijo...

No podía ser de otra manera. Sin perdón. La tosudez (y los cojones que a veces precisa) siempre tiene un hálito de belleza. Los rebeldes que caen en los paredones son los que viven en nosotros, los que iluminan, de alguna forma el camino. Los otros, los que se convierten la tosudez en poder absoluto, hacen la desafortunada historia. Fidel/Ernesto y Castro.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Es la tozudez del hombre de a pie, Leonardo. No de de cualquiera: del de a pie que quiere volar.
Abrazo