sábado, 24 de julio de 2010

entre trompetas y galápagos

.
Para qué quiero atriles si no tengo trompetas ni galápagos.
Si nunca doy la nota aunque esté equivocada para qué cierzos a mis órdenes,
para qué una batuta ni ese traje de novia entre romeros blancos,
tanto zascandileo enturbió los silencios que guardaba
para las pausas largas de la noche
en esta madrugada de fiebres e infusiones,
en el toque a maitines del claustro envenenado
todo, todo sin qué.

Me sobran los atriles, me faltan los galápagos,
la batuta se empotra en el armario
de un fagot ceniciento, ronca voz
ante el alba que despunta en este piso undécimo
en el que habito azules en la noche,
grises en la mañana, rosáceos en mitad
del mediodía,
violetas imperiales en la tarde,
azules pero menos en la noche,
todo, todo sin qué.

No quieras confundirme, la terraza
está bien resguardada,
mis atriles atónitos, mis galápagos duermen
en su escondrijo de este piso undécimo.

Lo que no estaba escrito fue tu hastío.

Todo, todo sin qué.

28 comentarios:

Sara Royo dijo...

Ostras, qué triste...

Sofía Serra Giráldez dijo...

Qué me ha gustado, José. Besazo!

Montxu dijo...

Ufff. Te leo dentro de una marejada en éste sábado amigo mío Zúñiga....Abrazo.

José Antonio Fernández dijo...

Buen poema para empezar un sábado.
Abrazo.

jorge dijo...

Sin un que que valga la pena es dificil el quien.

Me gustan los colores que se ven desde ese piso once.

Mery Larrinua dijo...

...ahi estan...ahi estan los galapagos...solo que estan dormidos...
un abrazo

Jesús Contreras dijo...

Mejor que las terrazas estén resguardadas. Están en un sitio demasiado alto,

Saludos,

Jesús Contreras dijo...

¡Huy, me temo que no siempre tiene por qué estar en alto la terraza! Creo que hoy me da vuelcos la cabeza,

Un saludo,

SIL dijo...

azules en la noche,
grises en la mañana,
rosáceos en mitad
del mediodía,
violetas imperiales en la tarde...

aún sin trompetas ni galápagos,
ni atriles, ni cierzos...
me ha gustado tu paleta de colores (suena bien)
casi todo en la vida es sin qué... Poetazo.

Besote

SIL

MarianGardi dijo...

Todo sin què?
Esto què es?
Un experimento?
Una vanguardia?
Todo, todo sin què
Besos, es que no puedo decir màs de este poema,no me sale, vendrá otro y llegaran las golondrinas

paparruca dijo...

No dejas de sorprenderme. Y este poema me gusta mucho, sobre todo el ritmo.
Bs

Paloma Corrales dijo...

Me gustan los galápagos, no los escondas. Los hastíos nunca se escriben; se suceden y no pasan a la historia, si lo hacen se difrazan y algunas veces se les puede encontrar detrás de los atriles.

Beso sin hamaca.

Edu dijo...

Todo sin todo...pero dando algo a cambio...lo que queda de no ser nada...
Un Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Sólo un poco, Sara.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Gracias, Sofía.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Espero que haya pasado la marejada, Montxu. Hay mareas vivas.
Avrazo

Jose Zúñiga dijo...

Sí, José Antonio, mejer para empezar el día que para acabarlo.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Sabia reflexión, Jorge.
Se ven muchas cosas desde ahí, y se adivinan más.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

... y escondidos, Mery. Aparecerán.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Tienen un buen quitamiedos, Jesús, ya lo creo.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

En un undécimo, no te equivocabas...

Jose Zúñiga dijo...

Un poco mortecina esa paleta, Sil, pero con ritmo de trompetas todo se hace más llevadero. Hasta el sin qué.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Ni un experimento ni una vanguardia, Marian (esto ya se hacía hace siglo y medio), simplemente una forma distinta de expresar sentimientos.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Creo que aciertas, paparruca.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Qué bien, Paloma, me has dado la vuelta de tuerca. Y eso que estás sin hamaca.
Bs

rubén dijo...

El poema tiene la grandeza de la duermevela donde todo es más claro y más doliente.
Un abrazo

María Socorro Luis dijo...

Ese "sin qué" me inquieta, se encuentra muchas veces por la vida.

Macanudo. Ta muxus

egomanías dijo...

Duelen mucho todos los "sin qué" que quedan en el aire, los que todavía no se han dicho, cuando los conoces, encuentras siempre un modo para exorcizarlos.
Triste, pero me gusta como lo dices.
Un abrazo.
Leo