domingo, 4 de julio de 2010

mucho pienso

.
Me mosqueo cuando oigo zumbidos cojoneros.

Sueño con ser huevo, pero me despierto gallina.

Si cuento hasta cien soy centenario. Si hasta un millón, millonario. Soy un cuentista de medio pelo.

Las agujetas son agujas con teta de novicia.



43 comentarios:

Rafael dijo...

Será por los dientes largos que me vas poniendo en tus últimas entradas; pero esto tuyo de hoy, especialmente la greguería de las agujetas, me ha trasladado al norte. Lo de las teta de novicia me ha llevado a un monasterio en la parte más verde de la tierra más verde. En verano, cuando hace solecillo y los árboles dan un poco de sombra y de rumor te sientes trasladado al paraíso. Y no puede haber paraíso sin caminos, sin leche y queso, sin retozo y gozo. Zumbidos, huevos y gallinas, agujetas y tetas; un instante detenido, colgado del tiempo; tan sólo un día perfecto en no se sabe qué momento; un recuerdo que nos sostiene reencarnación tras reencarnación.
Que lo disfrutes. Abrazos.

jorge dijo...

Coincido, siempre me han mosqueado los sonidos que buscan incordiar,

¿Puedo elegir gallo?

Si cuentas hasta un millon es que tienes mucho tiempo por ocupar.
Me suenas a cuentistas, pero de medio pelo para nada.

Nunca habia visto esa posibilidad. No me gustan las agujas...¿sigo?

Paloma Corrales dijo...

1. A mí tampoco me gustan, el nombre les va como anillo al dedo, son zumbidos y son cojoneros.

2. Es un bucle infinito, el día que te despiertes huevo soñarás con ser gallina ;-P

3. Eres un cuentista, sí, pero tienes arte e ingenio y eres encantador, no sé si de serpientes, pero encantador.

4. Jajaja, me recordó a aquel diccionario de Coll:

CARRESTÍA: Ausencia, falta de carros. Véase vida y obras de Manolo Escobar.

Beso.

José Antonio Fernández dijo...

Je,je. Requiebros con las palabras. Para eso están, para jugar con ellas.
Un abrazo.

egomanías dijo...

Eres genial Jose, juegas con las palabras con la aparente facilidad de los genios y logras arrancarme una sonrisa y hacerme pensar al mismo tiempo con la ironia de las palabras simples que combinas a la perfección.
Enhorabuena.

ana sáenz dijo...

yo pienso que mejor no pensar mucho, después vienen los jodidos dolores de cabeza

y un beso

Mayte Sánchez Sempere dijo...

"Mucho pienso", pensó la vaca
en su tercer día de dieta.

(Inevitable, me tentó el título)

Fernando dijo...

Pases toreros con las palabras: Todo un arte.

mis largos pies dijo...

Me parece a mí que más bien de pelo entero: ¡qué arte! Feliz domingo, y un beso.

paparruca dijo...

Por mucho que pienses no pienso comer pienso.
Bs

Jesús Contreras dijo...

Yo también me mosqueo. ¡Vaya gallinita estás hecho! Yo soy más de pelo y tres cuartos. ¡Qué agujas más monas, con tetas y todo!

Un saludo,

Kable dijo...

MUY BIEN TRAIDO ZU JAJAJAJA
UN SALUDO Y UN GRAN ABRAZO

alfaro dijo...

Y si no cuento ¿qué seré?
Qué ingeniosos...
Abrazos.

Marisa Peña dijo...

Bravo por su ingenio, maestro...Me voy unos días, así que paso a darte un abrazo y desearte lo mejor, guapo.

Begoña Leonardo dijo...

También me mosqueo, y sí soy gallina, y trato de contar o sea, soy cuentista... Lo de las agujetas me ha encantado sino fuera por lo que joden...

Besitos guapo!!!

Reflexiones de Emibel dijo...

Zúñiga en estado puro.
Esta es la vena tuya que más me gusta.
Un beso.

Montxu dijo...

Original sin duda tu pensar en ésta mañana dominguera. Zúñiga

urbanoyhumano dijo...

jaja, qué bueno. A veces ocurre eso, que ganamos jugando con las palabras como es este caso.

Saludos.

Jose Zúñiga dijo...

Ya te lo he dicho varias veces, Rafael, me repito: estos comentarios tuyos bien valen una entrada.
Estuve en una feria del queso, sí, quesos cántabros y asturianos. Nada recomendable para el colesterol, pero que me quiten lo bailado.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

... sigue, Jorge.

Jose Zúñiga dijo...

Si es que esas moscas, Paloma, no hay quien las soporte. Ni a los moscardones.
Bueno, la pescadilla que se muerde la cola, el día que me despierte huevo seré el huevo de Colón. Y descuida, que encanatdor de serpientes no soy, tal vz tenga encanto, jeje.
Estas breverías tienen mucho de eso.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Y lo que me divierto haciendolo, José Antonio.

Jose Zúñiga dijo...

Arrancar una sonrisa, hacer pensar... De eso se trata, Lo. Y qué bueno haberlo conseguido.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

... Y el humo, Ana.
Y bss

Jose Zúñiga dijo...

Eso es, Techu, amfibología pura y dura.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Hola, Fernando, aunque voy siguiendote creo que no te había visto nunca por aquí. Bienvenido pues. Y gracias por el comentario.
Abrazo.

Jose Zúñiga dijo...

El pelo de la dehesa, largos pies. Gracias.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Harás bien, paparruca.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Eso, Jesús, y de cuarto y mitad.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Hola, Ka, siempre es un placer verte por aquí.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Si no cuentas tendrás que ir a la escuela y repetir la tabla de sumar, mj. Pero ya lo creo que cuentas...
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Si es que estoy venado, Emibel.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Almas gemelas, Bego, ya te digo.
Achuchón

Jose Zúñiga dijo...

Retorcer las palabras, los dichos, el lenguaje. Ahí andamos hoy, Montxu.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Y nos dibertimos, UyH. Gracias por tu comentario.
Bs

Leonardo dijo...

Y ¿por qué de novicia?

SIL dijo...

Zuñiga en estado puro han dicho por ahí.
Me sumo a esa opinión, con la venia de su autor.
Y sin su venia, también.
:)

Beso, Poetazo.

SIL

víctor (el gato estepario) dijo...

jejeje, juguetón Zúñiga.
Jugar, jugar, Dios mío, seguir jugándo siempre.

Jose Zúñiga dijo...

A UyH: naturalmente, quise poner "divertimos". Mis disculpas.

Jose Zúñiga dijo...

Pues no lo sé, Leonardo. Sólo te diré que la expresión "como teta de novicia" es una frase hecha, usada pasa aludir a algo tan exquisito que resulta insuperable: es similar a la italiana "bocato di cardinale".
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

¿Seré liquido o gaseoso, Sil? Porque sólido me veo menos.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Gracias, Marisa. Pásalo muy bien, nos vemos a nuestras vueltas.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Sin jugar se vive peor, Víctor.
Abrazo