lunes, 26 de julio de 2010

te dejas...

.
Te dejas ir muy lejos,
la sensación de estar se ha diluido
con un liviano adiós en cuyo seno
se adivina la majestad del águila.

Para qué tantos vuelos suspendidos al aire
de este cielo furioso, si de sobra
sé que serán tus párpados
los que dispersen lluvia en mi mirada,
los que agoten la hiel tras esta tarde
que ya se me hace eterna,
que no tiene ni dioses ni silencios ni llagas
más allá del tormento de los acantilados.

He dormido contigo tantas noches,
tanto y tanto he gozado de tu cuerpo desnudo
que ya casi es igual que estés o que no estés:
adivino tu piel, la palpo ciego,
me cuelo por sus poros esponjosos
y en ellos me demoro, y tú me dejas,
te dejas ir tan lejos que casi me haces daño.

Voy a tumbarme aquí, bajo el castaño
en que buscamos sombra otros veranos
de soles más ardientes y cuerpos encarnados
en carne penetrada, en carne viva.
Voy a esperar aquí las mieles de tus labios
hasta cuando regreses del viaje que ahora emprendes.

Tengo mucho que hablarte todavía.
Aunque te vayas lejos, volverás, yo lo sé,
nuestro castaño no sólo nos dio sombra,
nos dejó sus esquejes de gramática parda
y aquí voy a esperarte, desnudo, sin ropajes,
ebrio de ti, por ti, bajo las ramas
de un árbol centenario que supo del placer.
Aquí te espero entera o en pedazos
por pequeños que sean. Te dejas ir muy lejos.

36 comentarios:

José Antonio Fernández dijo...

¡¡Vaya!! Un poema muy sentido y muy necesitado. Mejor entera, eh.
Abrazo.

Amelia Díaz dijo...

Qué maravillosa mezcla de nostalgia y de esperanza!!!

Y qué imágenes tan bellas sugieres bajo el castaño. Es un poema totalmente visual y sentido.

Con mi admiración, te dejo un beso.

paparruca dijo...

Que vuelva pronto, aunque me dará pena, que te inspira la ausencia.
Bs

Vicky dijo...

Después de leer tu poema tan lleno de sentimiento seguro que vuelve , y ese castaño será complice de vuestro encuentro , en silencio y eterno.

Un Abrazo.

rubén dijo...

Un poema para volver a él, para agotarlo como a ese cuerpo.
Un abrazo

Paloma Corrales dijo...

Me parece bellísimo, casi (re)conocido, lo leo y desboca un torrente de sentimientos a cual más hermoso; es como nieve en primavera.

Beso admirado.

Manolo Jiménez dijo...

Hoy llamas y ofreces. Das y da igual lo que te den, ya te lo dieron todo.

Es precioso el poema.

Abrazos.

Mayde Molina dijo...

¡Qué bonito Jose! Me parece sensible, delicado, preciosísimo de veras...

Besos

SIL dijo...

El que se va lejos es el espíritu de este poema.
El lector se deja seducir por él.
Entero o en pedazos, imperdible, Poeta.

BESOTE

SIL

COMUNERO dijo...

Me encantó. Pones unas imágenes superbellísimas y a la vez, nostálgicas:

He dormido contigo tantas noches,
tanto y tanto he gozado de tu cuerpo desnudo
que ya casi es igual que estés o que no estés:
adivino tu piel, la palpo ciego,
me cuelo por sus poros esponjosos
y en ellos me demoro, y tú me dejas,
te dejas ir tan lejos que casi me haces daño.

Me quedo con esto porque me trae recuerdos inolvidables.

Un abrazote:
AAAAUUUUMMMMMMMMMMFFFFFFFFFF

Marisa Peña dijo...

y yo mirando al mar, te felicito por este pedazo de poema, y me felicito por poder leerlo , y por saber que estupenda persona hay detrás de este estupendo poeta.Un besazo enorme

egomanías dijo...

Me quito el sombrero ante la elegancia de tus versos
que me han hecho ir muy lejos con mis recuerdos, no debajo de un castaño, sino de una ceiba, pero recuerdo entero y precioso.
Enhorabuena Jose.
Saludos.
Leo

jorge dijo...

Me has recordado el excelentisimo poema de Carver "Protegiendo a la numero uno"

Solo puedo añadir que es uno de los poemas que mas me gustan del mundo mundial.

MTeresa dijo...

Un bello poema,
degustarlo ha sido todo un placer.

Jesús Contreras dijo...

Es lo malo de dejarse ir lejos: que uno se puede perder (más si no sabes por dónde vas) y no encontrar el camino de vuelta. Espero que vuelva.

Saludos,

Jose Zúñiga dijo...

No creas.José Antonio, un pedazo de algo grande puede ser muy grande.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Los sentimientos a flor de piel, Ame. Y los recuerdos.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Creo que también me inspira su prsencia, paparruca.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Los castaños siempre son buenos cómplices, Vicky.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

En realidad, Rubén, el poema acaba de empezar.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Lo sabes, Paloma: sin algún verso tuyo estos no existirían.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Gracias, Manolo, ese el sentimiento que pretendía transmitir.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Mi sensibilidad está en mis versos, Mayde, o eso pretendo.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Lejos, muy lejos, Sil, hasta donde puedan llegar los sentimientos.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Hola, Comu, que bueno verte por aquí. Y me alegro de que te haya gustado y te haya sugerido buenos recuerdos.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Me honran tus palabras, Marisa. Sé que las dices de verdad.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Despertar recuerdos al lector, hacérselos vívidos, presentes: si un poema consigue eso ya es mucho, Leo.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Corro a Google a ver ese poema, Jorge, que me compares con tu número uno del mundo mundial es mucha responsabilidad para mí.

"No dormiré en nuestra cama sin ti.
No. No me apetece.
Dormiré ahí donde suelto una blasfemia si me apetece,
ahí donde duermo cuando estás fuera
y no puedo abrazarte como lo hago.
En el sofá roto de mi estudio."


Tenías razón. Gran poema del gran Carver.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Gracis, Teresa, gracias por ese comentario.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Creo que ya ha vuelto, Jesús. Es lo que tiene la poesía.
Abrazo.

Sara Royo dijo...

Es precioso... Me lo puedo llevar a mi casa?

Jose Zúñiga dijo...

Claro, Sara, faltaría más, será un honor para mí.
Bs

María Socorro Luis dijo...

Todo un poemazo. Poesía a borbotones.

Muxu mila

Jose Zúñiga dijo...

Cachiss, Soco, es lo que tiene el dolce far niente.
Muxus.

Bletisa dijo...

Todo un placer leerte maestro.

Jose Zúñiga dijo...

Gracias, maestra Blé.
Bss