miércoles, 14 de julio de 2010

alveolos de tu cuerpo

.
Esta tarde las parras han parido
ubres maduras, uvas trashumantes
de ésas que siempre guardan el secreto
de una tarde cualquiera.

Esta tarde buscaba un alveolo
y descubrí, prendidas en tus huesos,
dos pequeñas partículas del aire
de una tarde cualquiera.

Esta tarde quise marcar los árboles
del paisaje con nuestros corazones
resinosos, transidos por la flecha
de una tarde cualquiera.

Esta tarde me recosté en la hamaca
dispuesto a destripar cualquier misterio
y me ofusqué perdiéndome en el sueño
de una tarde cualquiera.

Esta tarde, que se cargó de lluvia,
vi tu cuerpo a través de los cristales
envuelto en las cansinas telarañas
de una tarde cualquiera.

Esta tarde no supe lo que hacía
mientras hurgaba en tu caverna oscura.
Y era martes, y no eran las caléndulas
de una tarde cualquiera.

Esta tarde no fue tarde ni noche:
buscaba un alveolo y esas cosas
se lloran en silencio.

---

(Iba a escribir un poema y resulta que ya estaba escrito: esta fue mi entrada del 14 de julio del año pasado. Se ve que por estas fechas me da por hablar de tardes lluviosas).

40 comentarios:

Amelia Díaz dijo...

Las tardes lluviosas son un maravilloso pretexto para escribir POESÍA, así, con mayúsculas.

Besos con admiración y cariño.

Paloma Corrales dijo...

Será que la lluvia es buena para la poesía y será también que eres cíclico.

Bello hasta decir basta.

Buenos días.

Montxu dijo...

Pues gracias, estos recuerdos ya escritos y por mi no conocidos me gustan. Abrazo Zúñiga

eloy dijo...

No sabía de la existencia del deja vu poetico.

Como siempre maravillosas palabras que hacen de una tarde cualquiera, una tarde para siempre

abrazos desde una mañana cualquiera

MORGANA dijo...

Mil besos José y espero que estos versos atraigan algo de lluvia a este caluroso Madrid.
Hasta pronto

MarianGardi dijo...

Estas cosas suelen pasar en una tarde cualquiera cuando la vida nos sorprende.
Me ha gustado mucho, este paseo por el recuerdo de estas tardes vividas y soñadas.
Un beso

Manolo Jiménez dijo...

Y aquella tarde no fue una tarde cualquiera, si aún se recuerdo el llanto silencioso es que marcó.

Precioso.

Abrazos.

ufff43 dijo...

Que me gusta esa tarde cualquiera!

ojalá la lluvia se haga presente pero de verdad

Un abrazo enorme

paparruca dijo...

Precioso lo que ves a través de esos cristales de lluvia.

Jesús Contreras dijo...

Siempre es bueno que no sean tardes cualquiera, o que sí. Uno nunca sabe. O soy yo el que no sabe, vamos :-(

Saludos,

Airama dijo...

Pues me alegro, no querría habérmelo perdido.
Las tardes lluviosas, buen título para... tantas cosas!
besos

Meri Pas Blanquer dijo...

Qué bonito hombre, espectacular de principio a fin, destripando misterios, como tiene que ser.

Abrazos.

egomanías dijo...

Quizás la lluvia nos hace desear la normalidad de una tarde como las ya vividas, pero como dices en la ultima estrofa, esas cosas se lloran en silencio.
Añoranzas de verano.
Un abrazo.
Leo

SIL dijo...

Una tarde cualquiera puede trocar en ese tipo de tarde especialísima, cuando la poesía la baña de lluvia...


Besote


SIL

alfaro dijo...

Es por el calor, que te hace pensar en la lluvia.Lluvia atemporal, como tu tarde.
Que no pases mucho calor esta tarde.
Un abrazo.

jorge dijo...

El penultimo, el penultimo.

Mi reino por el penultimo.

Y ya no seria una tarde cualquiera.

A veces cuando uno se relee se da cuenta que todavia esta ahi.

eltauromquico dijo...

En una tarde cualquiera
Cualquiera puede ensoñar
Ensonar cualquier pensamiento
Pensamiento que termina perdido
Perdido en el vaiven de la hamaca.

emilio dijo...

Y es que te dan para mucho tus tardes...
Siempre un placer leerte, en martes o miércoles, un año u otro.

Un abrazo.

María Socorro Luis dijo...

La lluvia, sobre todo si es en verano, hace de una tarde cualquiera, una tarde especial.

Muxus, con lluvia.

Maria Sanguesa dijo...

Es un poema precioso, no importa el tiempo transcurrido, ni la coicidencia de fechas, sigue siendo una poesía especial que convirtió en pura magia a una tarde cualquiera... Besos.

Jose Zúñiga dijo...

Gracias, Ame. La lluvia empapa los sentimientos, sí.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Estas lluvias son buenas para casitodo, Paloma. Y claro que sí, debo ser cíclico, porque ya es casualidad que me vengan ganas de escribir lo mismo el mismos día y casi a la misma hora.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

De vez en cuando es bueno desempolvar los recuerdos, Montxu.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

En este caso, el "deja ecrit", Eloy. Existe, y no es la primera vez que me pasa: me puse a escribir y pensé: esto me suena... Rebusqué en mis papeles y luego en el blog...et voila!
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Que refresque para todos, Morgana, ese es mi deseo.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Gracias, Marian, la lluvia trae recuerdos, las tardes se alargan y todo se confunde en versos que quieren ser de amor.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Es paisaje, interior y exterior, lo que marca, Manolo. Luego escribes lo que quedó flotando.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Cualquier tarde es buena, Ufff, si se paladea. Ojalá refresque, sí.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Atravé de los cristales y de los cuerpos, paparruca.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Lo que tú no sepas, Contreras...
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

No viene mal recuperar algunos de esos poemillas que se van perdiendo por ahí, Airama. Me alegro de que te gustara.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Gracias, Meri Pas, en realidad no sé si destripé el misterio o me refugié en él.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Dices bien, Leo: el verano es tiempo de añoranzas. También de verbenas, pero yo prefiero el silencio.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

¿Hay una tarde cualquiera, Sil? ¿No será todas distintas? Ah, la retórica.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Atemporal, mj: esa es la clave.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Hoy si que me dejas descolocado, Jorge. Tu reino por el penúltimo... ¿alveolo?
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Bienvenido a estos pagos, eltauromquico, y gracias pr esos versos encadenados.

Jose Zúñiga dijo...

Pues que sigan las tardes, Emilio. Y gracias por esas palabras llenas de afecto.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Eso bien lo sabes tú, Soco. Ves, esta vez sí me gustó la lluvia.
mUXUS

Jose Zúñiga dijo...

Hay poemas que vuelven, María. Incluso sin querer. Gracias por esas palabras.
Bss