lunes, 12 de julio de 2010

después de la fiesta

.
Hubo quien, pensativo, la mano en la barbilla,
intentó la ascensión hacia el olvido
con resultado incierto:
alguien recriminó
la escasa trascendencia del asunto
y los más culminaron una intensa amargura
entre las bambalinas.
Se intercambiaron besos fugitivos.
Se aventuraron juegos clandestinos.
Casi todos pensaron
que aquella noche al fin recobrarían
algo que vagamente recordaban.
Pero no hubo palabras, sólo
los consabidos signos de la tribu.
Si acaso, la oratoria necia extendió sus alas
para magnificar de forma irreprochable
sobre la conveniencia de un cambio de gobierno.

Calló el amigo,
enmudecí también, cansado y triste,
aunque es bien cierto que un punto de fusión
hirió nuestras miradas.

De regreso,
alguno habrá intentado
frente al espejo exóticas hazañas.
Dama habrá que reclame
su parte en el festín, lacia, ignorada,
definitivamente impresentable.
En todas las gargantas
una muda plegaria agonizante
enturbiará los sueños.

Y mañana
todos podrán decir que son felices.
Todos, podrán decir que al fin la nada
se adueñó de este mundo.

28 comentarios:

Jesús Arroyo dijo...

"... la oratoria necia extendió sus alas"

Aplausos, José Luis.

José Antonio Fernández dijo...

Los dos últimos versos resumen el poema.
Muy certeros.

Leonardo dijo...

Amarga resaca, nada en la fiesta, en los sueños nada.
¡Grave amanecer, no sé si sea prudente que salgas a la calle!
Un abrazo

Paloma Corrales dijo...

Evidentemente hay drogas que no están consideradas como tales y que son nefastas, sus efectos euforizantes y masificantes arrastran a esa nada... qué lástima..."mientras el fútbol" y "después de la fiesta" son dos poemas que reflejan perfectamente esa realidad.

Para pensar.

Un beso.

Paloma Corrales dijo...

Hay eco en esta cueva o la tierra está abonada para el crecimiento: los comentarios se duplican ;-)

Montxu dijo...

Joder! Zúñiga, menudas dos entradas éstas últimas, andas de "mala leche" ó estás demasiado aburrido de lo que ves y escuchas. Espero que este desanimo sea un instante en el día de hoy.
¡Verde Zúñiga, verde esperanza! Abrazo

egomanías dijo...

Hay verdades que pesan, que son difíciles de digerir. Tu las dices con calma, y este es tu merito, haces pensar con sabiduría, esperando que la nada, al contrario, regrese de donde vino.

Un abrazo José.
Leo

SIL dijo...

Bello, pero devastador.
Y asismismo, real.
Has hilado en mi opinión una versión mucho más damasquina y exquisita de aquella ¨Fiesta que supor inmortalizar el Nano, hace una pileta de años.

Después de las fiestas, todo se suele teñir de gris.

Bellísimos versos, Poetazo.

Besote.

SIL

SIL dijo...

Testado: r-
en supor-
No vale esa r.-
Gracias.
:)

Jesús Contreras dijo...

Desde luego, si no hacen nada, lo más normal es que sea la Nada la que se adueñe,

Saludos,

paparruca dijo...

No sé, con respeto a los que me anteceden creo que se equivocan. No parece que estés hablando de la fiesta de ayer. Bueno, a lo mejor me equivoco yo.

Isabel Martínez dijo...

José Luis, los dos últimos poemas van marcados por una lucidez aplastante. Otros marcan goles y tú marcas la diferencia.

De la mano de Paloma Corrales, he llegado hasta tu blog, he leído un rato y, si me lo permites, aquí me quedo.

Un saludo afectuoso.

santiago tena dijo...

eso mismo: la nada

un abrazo

jorge dijo...

"Se intercambiaron besos fugitivos.
Se aventuraron juegos clandestinos."

A estas dos actividades ¿donde hay que apuntarse?

Poder decir que se es feliz (creyendoselo)es un gran logro.

Jose Zúñiga dijo...

Y ha seguido, Jesús, y ha seguido.
Gracias. Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Creo que son el colofón preciso, José Antonio.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Tranquilo, Leonardo, me he quedado flotando sobre las olas... del mar.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Mejor no pensarlo, Paloma, la sucesión de versos salió así y supongo que será por algo. Pero tampoco me lo propuse especialmente.
O sí.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Qué va, Montxu, estoy bienhumorado y más contento que unas castañuelas. Y también verde.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Creo que la calma ayuda a escribir poesía, Leo. Si no, haría panfletos.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Lince, Sil. Serrat, no lo había pensado pero puede que, en el fondo, sea la misma sensación, en efecto.
Siempre gracias.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Ya me di cuenta del eco, Paloma, parece que se arrgló solo.

Jose Zúñiga dijo...

Con o sin erre, genio y figura, Sil.

Jose Zúñiga dijo...

Bah, Jesús, naderías.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Te equivocas y no, paparruca. Es otra fiesta, y así lo pensé; pero está aquí por algo concreto, y así lo han visto los comentaristas.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Gracias por tus palabras, Isabel. Sí, van muy unidos los dos últimos poemas...
Bienvenida a este sitio de las locuras mías. Llegar de la mano de Paloma es ya garantía de sensibilidad.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Esa nada: lo mismo.
Abrazo, Santi

Jose Zúñiga dijo...

Date una vuelta por el Hope, Jorge, que seguro que sale algo...
Me temo que mis protas dicen que son felices, pero no se lo creen.
Abrazo