sábado, 17 de enero de 2009

es lo que hay

Me queda una hora escasa para hacer un poema
en que no hable de nada, de nada en absoluto.
Un poema disuelto, disuelto y disoluto,
me da igual cualquier tema.

No estoy acostumbrado a escribir tan deprisa,
sobre todo si quiero que no tenga sentido
ni objeto alguno el verso. Si es caso algún latido
o una rima concisa.

Así que voy dejando que pase algún minuto,
mientras me toco un grano que tengo en la barbilla
y miro con pereza la mísera cuartilla,
el papel diminuto.

… Y esto es lo que quería. Lo escrito es lo que hay.
Me he esforzado y ya es hora: ya son las doce en punto,
así que no hay que darle más vueltas al asunto.
Ya me cansé, caray.

3 comentarios:

pablo medel dijo...

No te canses, Jose

Jose Luis Zúñiga dijo...

Ningún problema: me fui a dormir y me quedé tan pancho.

Anónimo dijo...

Me alegro. Comprendo tu preocupación endecasílaba. Es lo que tiene la silva. Algún día me haré versolibrista de verdad. Algún día. Ya verás


(soy yo, es que me da pereza abrir la sesión)