sábado, 10 de enero de 2009

es hora de hacer algo

Tengo penas en el alma
que no las mata el licor.
Entre una cosa y otra,
no acabó bien la cosa.
Tú no quisiste
visitar al siquiatra
y yo no quise
salir del manicomio.
Uno por otro, así acabó la historia.

Entre una cosa y otra
se fueron amustiando
en nuestras bocas
palabras pronunciadas
en los momentos
de todas las euforias.
No sé si alguna vez fueron verdad.

Entre una cosa y otra,
fuimos las marionetas
de una comedia
que alguien nos escribió
para este circo
al que ya no se acerca
ni un puto niño a ver a dos payasos.

Entre una cosa y otra
nunca damos la talla:
somos enanos
en un circo sin carpa.
A la intemperie.
Sin trapecio ni red.
Tal vez nunca estuvimos a la altura.

Entre una cosa y otra
nos crecen los enanos,
tan empeñados
en cerrarnos los pasos,
en enfangarnos
en todas las miserias.
Y tan sólo nos queda la botella.

Entre una cosa y otra
se acabaron las copas,
ya tan sólo nos queda esta botella
que voy a descorchar
antes de emborracharme por completo.
Saca los vasos,
es hora de hacer algo.



2 comentarios:

Blu dijo...

Entre una cosa y otra
nos hemos quedado esperandote
en esta noche de copas y nieve.

Jose Luis Zúñiga dijo...

No me lo puedo de creer. Así se escribe la historia...