domingo, 5 de julio de 2009

pláticas

Estaba departiendo feliz de que escuchara
su implacable discurso contra la rebeldía.
Le atravesé los ojos. Él siguió con su plática
cansina, vanidosa. Era un hombre gaseoso.


"Lo que queda"
http://jlzuni.blogspot.com/

3 comentarios:

Seda dijo...

he estado mirando y admirando tu trabajo.
es interesante y verdaderamente creativo.
te dejo mis saludos.

Anónimo dijo...

Mejor hacías como yo, que vivo como Fray Luis.

Jose Zúñiga dijo...

Beatus ille, Seda.