lunes, 20 de julio de 2009

los restos

Tras la galerna los restos del naufragio:
tú. Me estremece
saberte desarmada, desbordada
de ese cuerpo tan tuyo, que por serlo,
tan tuyo, fue tanto y también mío.
Lejos estás ahora,
perdida entre las aguas como aullido
de lobo.

Esta noche soy bosque y no soy árbol,
rescoldo de una llama que se apaga,
esta noche los ruidos de la noche
no acallan cuando ya despunta el alba
ni la puerta se cierra. Esta es la noche última
y va a quedarse abierta de por vida.

Uno éramos los dos y ahora es uno el vacío.


"Lo que queda"
http://jlzuni.blogspot.com/

2 comentarios:

amor y libertad dijo...

menos mal que yo sé que los poetas escribimos así y no significa que estemos mal, de modo que te comento con compañerismo de poeta que sabe que el dolor está más en el poema que en el alma, así ha de ser


mi abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Así es, Santi, los vericuetos del poema son insondables incluso para el escribieente.